Mi mito favorito: la emancipación

“Cuando cumpla 22 años y acabe de estudiar, viviré solo, tendré un buen trabajo y una pareja estable”. Se solía decir con 18. Ahora seguramente tengas 25, sigas viviendo con tus padres o compartas piso con dos personas más -que viven la misma situación precaria que tú-, y estás en paro o con un trabajo que de estable y digno tiene poco.

Es duro darse de bruces con la realidad y que te hayas visto obligado a postergar estas metas vitales a una fecha incierta y lejana. Es más bien triste que la juventud no pueda hacer su vida porque la vivienda, el empleo y, por ende, la emancipación sea más un mito que una realidad.

Según el CJE, a finales de 2022, solo el 14,1% de las personas jóvenes andaluzas estaban emancipados. El tan bajo porcentaje de juventud emancipada se extiende también a escala nacional y, para ello, el Gobierno de España presidido por Sánchez, puso en marcha en 2022 el Bono Alquiler Joven y cedió la competencia a las Comunidades Autónomas para llevar a cabo esta medida que beneficiaria a muchos jóvenes.

Aquí en Andalucía, parece que al señor Moreno Bonilla le apasiona la mitología y quiere conservar -como buen conservador que es- el mito de la emancipación. En enero de 2022 se aprobó el Bono Alquiler Joven, hasta noviembre de ese mismo año no se abrió el plazo de solicitud. Casi un año y nueve meses después, la Junta aún no ha concedido el dinero a los más de 17.000 beneficiarios del Bono Alquiler Joven.

Esto solo tiene una lectura: la emancipación de la juventud andaluza no está entre las preocupaciones ni del gobierno andaluz ni de Moreno Bonilla, a quien hay que perdonarle su ausencia porque está muy ocupado cargándose Doñana o criticando los avisos de Protección Civil de Madrid por Twitter.

Además, “cómo se te ocurre desi que el Presidente no se preocupa por la juventú andaluza si TAN SOLO son 17.000 jóvene andaluse los que todavía no han recibio ni un sentimo del Bono de Alquiler Joven, ome porfavó” diría algún que otro andaluz para quejarse de esa forma tan característica e irónica que tenemos en Andalucía.

No quisiera ser yo la que diera a entender que al presidente de la Junta de Andalucía le importamos poco o muy poco todas y todos los jóvenes andaluces. Bueno, en realidad, sí quiero ser quien de a entender que el Gobierno andaluz pasa de nosotros porque pasa constantemente por alto nuestras necesidades.

La emancipación es una de las principales preocupaciones de la juventud andaluza. A lo mejor es que la única juventud que le preocupa al señor Moreno Bonilla es aquella cuyos padres (ricos) pueden solventarles la vida y pueden vivir cómodamente. Mientras, el resto tenemos que hacer lo imposible para conseguir emanciparnos y tener un trabajo y una vivienda digna.

La Junta de Andalucía tiene una llave, el Bono de Alquiler Joven del Gobierno de España, para ir abriendo caminos que empiecen a solucionar este problema. Con esa herramienta podrían convertir el mito en realidad, pero no sé por qué no les conviene. Seguramente, les resultó más fácil -y divertido- tirar la llave desde un balcón de San Telmo y ver en qué parte del Guadalquivir caía, dejando a miles de jóvenes tirados.

Pero después, pregúntate por qué los jóvenes andaluces se van fuera. Quizás es porque no tenemos donde caernos muertos y tenemos que buscar el pan fuera. Quizás es porque Andalucía ya no es tierra para las oportunidades. Quizás es porque nos hemos visto obligados a emigrar de nuestra tierra. Quizás, y solo quizás, es porque nadie hace nada para darnos unas condiciones dignas de vida que nos retengan en la tierra que nos vio nacer.

Cabe mencionar, por último, que desde Juventudes Socialistas de Andalucía se está llevando a cabo una recogida de firmas para que se ponga en marcha el Bono Joven de Alquiler. Pincha aquí para contribuir con tu firma: https://chng.it/xZm9Chyhpt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba