La Málaga que sueñas, con políticas de pesadilla

Artículo de Ana Villarejo, secretaria general de JSA Málaga: "La Malaga que sueñas, con políticas de pesadilla"

A pesar del azote continuo que recibe por parte de la Junta de Andalucía desde que Juanma Moreno es presidente, siendo maltratada en inversión por habitantes, Málaga vuela a la velocidad de un cohete. Y es que el clima, el legado cultural o la ubicación estratégica son algunos de los muchos factores que han convertido a Málaga en una de las provincias más punteras del país.

El éxito malagueño es ya una realidad. No se trata de una moda, una tendencia o un simple fenómeno mediático coyuntural. Es evidente que, sin ninguna duda, la provincia de Málaga es una joya de nuestro país, aclamada por turistas nacionales e internacionales que vienen atraídos por las innumerables virtudes de nuestra tierra.

En el conjunto de la provincia de Málaga, la población asciende a 1,7 millones de habitantes, según el INE, lo que implica un incremento de más del 32% desde el año 2000. Además, el organismo estadístico prevé que la provincia alcanzará los dos millones de habitantes para el 2037, duplicando el ritmo de crecimiento demográfico que experimentará hasta entonces el resto de España.

Málaga está preparada para acoger a todo tipo de visitantes. Cuenta con una oferta gastronómica solvente, centros de salud, atractivos naturales y grandes joyas patrimoniales y culturales. Sus enclaves privilegiados de playa se combinan con boutiques, mercadillos y una gran cantidad de espacios comerciales. En definitiva, la provincia malacitana sigue aumentando su imagen como destino turístico deseable, sobre todo entre los viajeros más exclusivos y selectos del mundo. Es una tendencia imparable.

Panorámica de Málaga desde las alturas

Sin embargo, esta realidad no se está viendo correspondida con una estrategia política a la altura de lo que Málaga merece. Frente a nosotros, hay una oportunidad de crecimiento que debe repercutir también en la mejora de infraestructuras, como carreteras y autovías que conecten puntos de la provincia. Calzadas, por cierto, que fueron anunciadas por el PP como medida estrella en su programa electoral pero que finalmente no han sido estrella, sino, como tantas otras promesas populares, estrellada.

Málaga debe ser una gran ventana al mundo. El balcón al que cualquiera desee asomarse para quedar maravillado con todo lo que ofrecemos. Pero también ha de ser el mejor de los lugares posibles para poder vivir dignamente.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, cabizbajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba