La obsesión del PP con ETA: la consejería de Educación pide por carta a los colegios andaluces que «reflexionen sobre ETA» con motivo del Día Escolar de la No Violencia y la Paz

Obsesión. Ese es el término que mejor define la relación discursiva que mantiene el Partido Popular con ETA y todo lo que dice girar en torno a esta banda armada que, sin embargo, hace ya más de una década que fue disuelta -en octubre de 2011-. El Grupo Popular sigue sin reconocer la normalidad democrática de EH Bildu y continúa relacionando directamente al grupo con ETA y con el terrorismo, pese a que el propio Tribunal Constitucional ya dictaminó en mayo de 2011 que «no existen elementos que acrediten la existencia de vínculos personales, de orden financiero o de apoyo material» en este sentido. Una ilógica que, además, es diariamente utilizada como ofensiva de los populares contra las alianzas del Gobierno de Sánchez con sus socios de investidura. El último de los ejemplos de esta estrategia ha tenido lugar precisamente en Andalucía, donde el Gobierno autonómico ha pedido por carta a los colegios andaluces que «reflexionen sobre el terrorismo de ETA» en las aulas con motivo del Día Escolar de la No Violencia y la Paz, que tendrá lugar el próximo 30 de enero.

El Ejecutivo andaluz, a través de la cartera liderada por la popular Patricia de Pozo, ha remitido este lunes una circular a todos los centros educativos de la comunidad en la que sugieren unas instrucciones proponiendo que se desarrolle un debate en las aulas sobre la organización nacionalista vasca. Una iniciativa cuyos contenidos ha asegurado la consejera que ya se abordaban en diferentes asignaturas pero que no es sino «la primera vez» que es desarrollada por Educación.

La Junta ha enmarcado la circular, asimismo, dentro del desglose del nuevo currículum que ha entrado en vigor en el presente curso académico 2023/24, y en el que se incluyen menciones expresas a la Transición española o a la formulación y aprobación de la Constitución de 1978. Cuestiones entre las que también se encuentra el abordaje de «la lacra que supuso para la sociedad civil el terrorismo de ETA durante el último tercio del siglo XX y comienzos del XXI, poniendo en valor el sufrimiento de las víctimas provocadas por dicho  terrorismo, como símbolos de la defensa de los valores democráticos y constitucionales», tal y como recoge la misiva, a la que ha tenido acceso elDiario.es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba