La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP).

Andalucía podría dejar de ser colaboradora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) si el Gobierno andaluz extingue finalmente la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP)

Andalucía se encuentra en serio riesgo de dejar de ser colaboradora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo más importante en materia de salud pública del mundo. La decisión del Gobierno andaluz de extinguir próximamente la prestigiosa Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), localizada en Granada, con más de cuatro décadas de vida y posiblemente la institución más reputada, no solo en materia sanitaria, con la que cuenta ahora mismo la comunidad andaluza, se encuentra tras ello.

Numerosísimas son las voces expertas, algunas de ellas pertenecientes todavía al propio seno de la OMS o que lo fueron en algún momento, las que advierten que su sustitución por el Instituto de Salud de Andalucía (ISA) podría provocar una severa «situación de irregularidad» para la continuidad andaluza en la renombrada organización de salud pública. Todo ello, pese a que la Escuela Andaluza de Salud Pública es el único centro colaborador con la Organización Mundial de la Salud que detenta actualmente Andalucía.

Estos Centros Colaboradores (CCs) de la OMS son instituciones, tales como universidades, laboratorios, institutos de investigación, hospitales, ministerios o academias nacionales, que el director general de este organismo designa para desarrollar actividades en apoyo de los programas de la Organización. Cada CC coopera con un área técnica específica, de acuerdo con los términos de referencia para realizar investigaciones, ayudar en el desarrollo de las directrices de la OMS, recopilar y analizar datos, difundir información, brindar cursos de capacitación, o, aportar conocimiento técnico a la Organización. 

Actuales profesores de la EASP, como Joan Carles March, o, exdirectores de ciertas áreas de la Organización Mundial de la Salud como Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis, como Daniel López, han avisado en ya enésimas ocasiones que cuando una institución que ha sido designada centro colaborador de la OMS deja de existir como tal, «la naturaleza de este centro colaborador deja de existir». Pese a estas continuas advertencias de la comunidad sanitaria y científica de que su extinción dejaría huérfano al territorio andaluz de este tipo de entidades de referencia en materia de salud pública, el PP andaluz, con el apoyo de Vox, aprobó este pasado mes de diciembre en el Parlamento el «cierre» de la misma y la creación del Instituto de Salud de Andalucía.

Esta Escuela Andaluza, que está especializada en cuatro áreas de conocimiento principales, la salud pública y atención a la ciudadanía, la gestión de servicios y profesionales, la salud internacional y cooperación al desarrollo, y la salud digital, big data y desarrollo tecnológico en salud, es, además, el único organismo académico en España que imparte un máster europeo en Salud Pública, el ‘EuropabHealth+’. Asimismo, son instruidas en ella hasta tres cátedras universitarias: ‘Economía de la Salud’, ‘Estrategia de Innovación en Salud’ y Medicina basada en las 5p’.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

No te pierdas