La sanidad: el ariete de la oposición contra el Gobierno de Juanma Moreno

Las sucesivas crisis sanitarias que Andalucía ha experimentado en los últimos meses han puesto en ‘jaque’ la posición de su consejera, Catalina García, cabeza visible de la gestión sanitaria del Gobierno del Partido Popular. A las largas listas de espera se le sumó en navidades las dimisiones del gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Diego Agustín Vargas Ortega, y el viceconsejero de Salud y Consumo, Miguel Ángel Guzmán. Y, ahora, el nuevo -repetido- episodio de la saturación de asistencia hospitalaria, causada por el aumento de casos de gripe y virus respiratorios en Navidad, que ha pillado de imprevisto y desprovisto de personal a los centros de salud y hospitales.

Ante esto, la oposición no ha tardado en reaccionar. Si ya eran constantes las alusiones a la «responsabilidad» de las acciones sanitarias al Gobierno de Moreno Bonilla, estas se han intensificado. El PSOE ha pedido un pleno extraordinario para tratar la situación sanitaria de Andalucía. En palabras del portavoz de Presidencia del PSOE en el Parlamento, Josele Aguilar, Moreno Bonilla tiene «secuestrado» al Parlamento andaluz, ya que es el presidente autonómico quien «impide» que se celebre el «pleno monográfico para examinar la situación sanitaria» de su Gobierno. «¿Qué tiene que pasar en la gestión sanitaria de Andalucía para que Moreno autorice la convocatoria de este pleno extraordinario?»

Adelante Andalucía también ha querido reprochar la «poca respuesta» ante la situación sanitaria andaluza, «ni del PP, ni de la consejera de Salud». El partido andalucista ha afirmado que existe un «colapso en la sanidad, que no se debe al tema de gripes u otras enfermedades, sino porque estructuralmente hay un problema de falta de sanitarios/as». Asimismo, Adelante ha incidido en que el problema estructural va más allá de la falta o no de personal, que también ha señalado como un problema, pero el origen de la cuestión la encuentran en que «hay un problema estructural de falta de recursos de la Sanidad Pública para beneficiar a la sanidad privada».

Por otro lado, el coordinador de IU Andalucía, Toni Valero, ha reiterado la «saturación» de las «urgencias, de la atención primaria y de las intervenciones quirúrgicas». Esto, en palabras de Valero, se debe a que «el gobierno andaluz no ha cubierto las sustituciones en el sistema sanitario público estas navidades, y su efecto ha sido la saturación de la atención primaria». Según ha explicado el coordinador, los pacientes que se encontraban con esta situación de saturación, «se han ido a las urgencias y en consecuencia estas se han saturado».

Asimismo, el diputado de Sumar en el Congreso de los Diputados, también ha advertido que «muchos sindicatos avisan que esta saturación amenaza las plantas de UCI en muchos hospitales de Andalucía», cuando la media de espera ya alcanza entre los 10 y 12 días de media en la comunidad. Hechos que define de «absoluta irresponsabilidad». «No se ha hecho el esfuerzo necesario».

Por su parte, la consejera de Salud, Catalina García, se ha limitado a explicar, en el día de hoy, la postura del Gobierno respecto a la obligatoriedad, o no, de las mascarillas en centros de salud u hospitales. Ante esto, García ha reclamado al Ministerio de Sanidad «orden, seriedad y rigor», ya que cree que «los andaluces y los españoles necesitan tener decisiones encima de la mesa avaladas por criterios técnicos, y es lo que hemos pedido a la ministra». Para García, el posicionamiento para la obligatoriedad o no de la mascarilla ha de venir de las decisiones de los técnicos que forman los órganos ‘Ponencia de alertas’ y la ‘comisión de salud pública’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba