Jaén Merece Más alza la voz ante la evidente «discriminación ferroviaria» de la provincia

Jaén Merece Más (JM+) inició una concentración que congregó a decenas de jienenses indignados ante la paupérrima situación que atraviesa la provincia en materia ferroviaria. La manifestación fue convocada para ayer, domingo, desde las 11.00 hasta las 14.00 en lo que se consideró por la propia plataforma como «una concentración contra el maltrato ferroviario a la provincia de Jaén».

Además, desde su cuenta de ‘X’, antiguo Twitter, JM+ alentó a la manifestación desde los días previos con mensajes irónicos: «Hoy en cuarto milenio: el extraño caso del jienense que se queja todo el año de cómo está su ciudad y hoy se queda sentado…». La idea era mantener un grito uniforme de «¡Basta!» en la puerta de la estación de Renfe-Jaén. Durante la manifestación, el presidente de la plataforma, Juan Afán, leyó un manifiesto al cual representantes de otros colectivos se han querido unir como asociación de amigos del ferrocarril de la estación Linares-Baeza, la plataforma de alta velocidad de Jaén, asociación de amigos del ferrocarril de Jaén y CCOO.

El presente comunicado comenzó de la siguiente manera: «Nosotros, ciudadanos de Jaén, levantamos la voz contra la injusticia del desmantelamiento del 90 por ciento de los trenes en los últimos 25 años en nuestra provincia. Exigimos con la máxima firmeza a la administración, más inversiones en nuestro sistema ferroviario, con un enfoque en mantenimientos preventivos y correctivos para garantizar la seguridad y eficiencia de los servicios ferroviarios» para exponer una clara negativa ante la presente situación.

El mensaje era bastante claro: «no aceptaremos ser ciudadanos de segunda clase, merecemos el mismo trato, inversiones y atenciones que cualquier otro habitante de este país». La demanda de infraestructuras ferroviarias de calidad en pro del desarrollo de la región se convirtió en la piedra angular de esta manifestación. Se exigió un derecho al transporte público «eficiente y seguro» y, por supuesto, un alentador clamor se hacía eco «¡Jaén merece más, ya basta!».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba